Estás en: Murcia - La Verdad > Necrológicas > Obituarios >
Una vida consagrada a la Pediatría

968 279 194 - 638 106 549 | esquelas@laverdad.es
Contratación de esquelas (Todos los días hasta las 23:00)

ObituarioJosé Luis Valdés Albístur



Nació unos días antes de la Navidad de 1930. En su casa de la calle Cartagena le sorprendió la Guerra Civil siendo muy niño. Antes de los seis años pudo sufrir los horrores de la contienda al ver el cuerpo de don Sotero, el cura del Carmen, arrastrado por los milicianos y colgado de la iglesia, suceso que le marcaría de por vida. Mi abuelo Ernesto, maestro de escuela, fue encarcelado por los dos bandos en aquella sinrazón que asoló nuestro país. Por eso nunca quiso entrar en política.

Fueron tiempos muy difíciles, pero logró salir adelante estudiando y trabajando a la vez, como tantos otros. Así, estudió Medicina en Granada, en agotadoras e interminables jornadas, viviendo permanentemente en el hospital como auténtico médico residente (de ahí viene en término MIR actual). Luego completó su formación en Cádiz de la mano de uno de los padres de la Pediatría española, el legendario profesor Manuel Cruz Hernández, con el que tuvo una entrañable amistad. Allí conoció a los pediatras Mariano Rodríguez Peñalver, Antonio Gutiérrez Macías, Manuel Pajarón de Ahumada... y a Francisco Rodríguez López. Fue su querido Francisco Rodríguez López, que luego sería mi catedrático de Pediatría, quien formó con todo aquel grupo de compañeros y amigos de Cádiz el extraordinario y fecundo servicio de Pediatría del que hoy disfrutamos en el Hospital Virgen de la Arrixaca.

Mi madre, María de la Paz Belmar, falleció muy joven dejándole siete hijos pequeños a su cuidado y de un segundo matrimonio nacieron tres hermanos más. Para sacar adelante a esa familia numerosa recurrió al pluriempleo en la seguridad social y en su consulta privada (¡cuántos murcianos reconocen su famoso cartel frente a Correos!). También trabajó como médico de empresa en La Molinera y en Estrella de Levante, donde tantos y tan buenos amigos dejó.

Consagró su vida a la Pediatría sin reservas, hasta el punto de que la llamada angustiada de la madre de un niño con fiebre en Nochebuena era motivo incuestionable para interrumpir la cena familiar. Mi hermana Marisa y yo hemos seguido sus pasos y aún hoy muchas abuelas se alegran de que cuidemos a sus nietos como él hizo con sus padres. Yo le acompañaba desde pequeño y todavía recuerdo, por ejemplo, el júbilo con que le recibían al entrar su coche por las calles de Sangonera.

Persona muy activa y vital, nunca podía estar quieto. Incluso tuvo tiempo para ser presidente del Club Náutico de Campoamor, en la etapa de máximo esplendor del mismo. Cuántas jornadas de pesca compartimos a bordo del 'Cuchi-Cuchi' y cuántas conversaciones en la inmensidad de ese mar.

Ha muerto plácidamente, en su cama, rodeado de todos sus hijos, que le cogíamos de la mano como tanta veces hizo él con nosotros. Allá donde esté confío en que le lleguen los versos de su admirado Alberto Cortez:

«Con las cosas más bellas,

guardaré tu recuerdo

que el tiempo no logró

sacarlo de mi alma.

Lo guardaré hasta el día

en que me vaya yo».


Envía tus condolencias
Nombre y apellidos


Condolencias

Condolencias para Una vida consagrada a la Pediatría

Un buen hombre.

Con un gran dolor por tan triste noticia, expresamos nuestro más profundo pesar

Ana Rosa Béjar

Nos unimos al dolor de toda la comunidad por la pérdida de tan insigne persona a la que siempre admiramos

Ascensión Pina

Sentimos profundamente la pérdida de una persona tan querida, a la que recordaremos siempre con gran admiración


Detalle del obituario

Una vida consagrada a la Pediatría

Fecha publicación: 30/5/2021

Lugar:

23.037 necrológicas publicadas

Ayuda | Funcionamiento buscador

Obituarios | Junio 2021

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    
«« «       » »»