Estás en: Murcia - La Verdad > Necrológicas > Obituarios >
El catedrático de los camareros de Cieza

968 279 194 - 638 106 549 | esquelas@laverdad.es
Contratación de esquelas (Todos los días hasta las 23:00)

Obituario Pascual García Villa



Es un motivo de orgullo y satisfacción el hecho de que un profesional sea abiertamente reconocido por sus colegas. Y no por una cuestión de diplomacia o de quedar bien, sino porque, durante toda una vida dedicada a su oficio, esa persona se haya ganado un prestigio profesional que todos respetan y admiten. Eso no es nada frecuente. Pascual García Villa 'Floro', que falleció el 13 de octubre, puede presumir de haberse granjeado la consideración y la admiración de sus camaradas por su sabiduría.

Pascual tuvo su primer contacto con la hostelería a los trece años, pero se aficionó de veras con su ocupación en el bar Mediterráneo, regentado por Ricardo Piñera, de cuya madre, Antoñica, él aprendió mucho. Tras varios años en ese establecimiento, marchó a Benidorm a trabajar por temporadas, alternando sus servicios en otros locales de Cieza, como el Buenamar.

En 1968 Pascual se asocia con Pepe el Colorao y Manolo Lejo para llevar el bar Mediterráneo. Cinco años más tarde, se fue a trabajar al bar Mindanao con Perico Capri. Por fin, en 1980, se lía la manta a la cabeza y, ya como propietario, abre el Tiffanys formando un estupendo tándem con Carmen, su mujer. Pascual se encargaba de la barra y ella se convirtió en una gran cocinera. Toda una vida juntos, trabajando y luchando siempre codo con codo. En esta nueva andadura, el esfuerzo conjunto acabó dando resultado y el propio Pascual se jactaba de que todavía no le había superado nadie en Cieza porque en el Tiffanys se preparaba lo mejor.

Para Pascual, ser camarero no consistía solo en servir una cerveza; se trataba de tener un negocio bien montado y ofrecer un servicio de calidad. Él amaba su profesión y procuraba hacer cada día mejor las cosas, aprendiendo y superándose continuamente. Se entiende entonces que 'Floro' considerara que el trabajo de camarero es un arte, porque comprendió perfectamente que la categoría de un oficio no está en lo que se hace, sino en cómo se hace. Y él ponía toda el alma, predicando con el ejemplo. A lo largo de cincuenta y dos años dedicado a su profesión, son muchos los que han aprendido de él. Y, aunque no le gustaba dar consejos, sí que insistía en que había que hacer bien el trabajo para dignificar la hostelería.

Pascual tuvo la gran suerte de que su compañera de toda la vida también estuviera a su lado en las faenas del bar. En octubre del año pasado celebraron sus bodas de oro. Ahora Carmen se ha quedado sola, añorando tantos momentos felices, dentro y fuera de su establecimiento. Pero, en medio de su dolor, le gratificará haber compartido su existencia con un hombre íntegro, ejemplo de profesionalidad, y echará de menos sus bromas y su tono guasón. Me imagino a Pascual organizando los banquetes celestiales, procurando que no falte de nada y que todos los productos sean de calidad. Descansa en paz, querido 'Floro', catedrático de los camareros de Cieza.


Envía tus condolencias
Nombre y apellidos


Condolencias

Condolencias para El catedrático de los camareros de Cieza

No hay condolencias

Otras necrológicas


Detalle del obituario

El catedrático de los camareros de Cieza

Fecha publicación: 26/10/2020

Lugar:

22.867 necrológicas publicadas

Ayuda | Funcionamiento buscador

Obituarios | Abril 2021

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
«« «       » »»